Carmela, de Federico Ruiz Santesteban

Martes 8 de febrero, 19 horas en sala Dumas Oroño

CARMELA

Mis padres llegaron a Lagomar en 1980 y construyeron “La Maragata”, una casa rodeada de arena que supieron transformar en tierra fértil. Sus canteros eran el destino de plantines y esquejes que viajaban desde los jardines familiares de su San José natal. En el nuevo hogar, brotaron y fueron cuidados con especial cariño: como si las raíces cavaran túneles para estar más cerca de los afectos.

Una de las principales proveedoras era Carmela, la abuela de mi madre, que en 1926 partió de Castronuovo di Sant'Andrea para llegar, casi accidentalmente, a Uruguay. En San José se enraizó, gestó una familia y cultivó con insistencia la tierra negra de su nuevo mundo.

En 2018 mi madre se propuso reconstruir la historia de Carmela. Camino que la llevó a hurgar en cajones, zurcir relatos y viajar hasta aquel pueblo en las montañas del sur de Italia. Ahí pudo comprobar que entre las rocas de Castronuovo habitan las mismas plantas que la abuela hacía nacer, una y otra vez, en su jardín: como si las raíces también pudieran cavar túneles por debajo de los mares.

Carmela reconstruye esta historia a partir del poder fotosensible de plantas que continúan naciendo y conectando a San José, Lagomar y Castronuovo*.

Historia que también es la de muchas familias: raíces marcadas por la migración y el cultivo del jardín como huella y legado.

*Proceso fotográfico basado en la reacción de la clorofila y otros componentes fotosensibles existentes en las especies utilizadas. Las obras no contienen tintas ni químicos adicionados.

Fede Ruiz Santesteban

Uruguay /1980
Fotógrafo y arquitecto. Docente de fotografía y director del centro cultural Espacio Hiedra. Ha expuesto en salas de Uruguay, Cuba, Austria, Portugal, Argentina, Perú, Estados Unidos y Angola. Su obra ha sido premiada en Uruguay, Argentina y Estados Unidos. Dos de sus proyectos fueron declarados de interés cultural por el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay

 

Se podrá visitar hasta fines de febrero, de martes a domingos de 12 a 18 horas con entrada libre.

 

Compartir