Artistas de la colección

27.05.2016 - 16:17

El Museo Blanes exhibe obras de artistas nacionales pertenecientes a su colección: Carmelo de Arzadun, Manuel Rosé y Carlos María Herrera.

Carmelo de Arzadun

Uruguay 1888 – 1968

Arzadun fue director del Museo Blanes en el año 1953. Nace en Salto, donde transcurren su infancia y adolescencia. En 1904 se radica en Bilbao y comienza sus estudios de dibujo y pintura en la Escuela de Artes y Oficios bajo la dirección del pintor Antonino Aramburu. En 1911 parte a Europa y se instala en París, donde estudia con los maestros Anglada Camarasa y Kees Van Dongen.

Arzadun es un artista que incursiona en distintos lenguajes pictóricos. En una primera etapa, ingresa en el mundo del planismo junto a José Cúneo y Petrona Viera, y trabaja en temas similares que estos dos maestros. Posteriormente asiste al Taller Torres García, y este pasaje por el taller del maestro del constructivismo incidirá en su obra y modificará su lenguaje. La pintura de Arzadun desarrolla distintos temas, pero recurrentemente vuelve al paisaje; especialmente representa la luz del paisaje uruguayo, y traduce su atmósfera, más que en un juego de luces y sombras, en un uso de los tonos y la colorimetría. Arzadun se ve seducido por los paisajes de las playas de nuestras costas, por los espacios naturales, solitarios y desiertos, de los que recupera los cambios de la luz, el cielo, las arenas y el mar.

Durante años, la paleta de colores del artista incluye los violetas, los amarillos y los carmines y, años después, luego de su pasaje por el taller de Torres, su paleta se transforma e incorpora el negro y los ocres.


Manuel Rosé

Uruguay 1882 – 1961

Manuel Rosé nace en Las Piedras en el Departamento de Canelones. Desde muy pequeño manifiesta su interés por el dibujo y la pintura. Su familia atenta a su afición lo envía a estudiar a Italia. En 1904 llega a Roma y estudia en la Escuela de Bellas Artes. Estudia además anatomía, con el fin de capatar el cuerpo y sus movimientos.

En 1907 regresa a Uruguay y gana una beca del Círculo de Bellas Artes para estudiar en Europa. Parte nuevamente a Europa y se radica en París. En esta ciudad conoce a los impresionistas y post impresionistas y asiste al comienzo del cubismo. Comienza estudiando en la Academia Grande Chaumiere y luego continua sus estudios con Anglada Camarasa.

Vuelto a Uruguay, fue docente del Círculo de Bellas Artes desde 1914 a 1917.

La obra de Manuel Rosé aborda variadas temáticas, desde los payasos y acróbatas del circo hasta paisajes, dunas, jardines, desnudos y animales, entre otras. En su obra se observa la influencia del impresionismo en el trazo y el uso del color. Su manera de pintar es de todas maneras propia, sin retoques, vibrante y de gran belleza. Así en parte de su obra se observa una influencia de la paleta impresionista, pero en otra una paleta más oscura donde se observan los contrastes entre figura y fondo que construyen atmósferas particulares y crean espacios pictóricos distintivos. La paleta se modifica a su vez cuando pinta las playas, dunas y cielos de nuestro país.

Incursiona en los temas históricos al igual que otros artistas nacionales y pinta los murales ubicados en el Palacio Legislativo: ”Artigas en el Cerrito” y “La Batalla de Las Piedras”. Además, realiza el mural “La Asamblea de la Florida” ubicado en el edificio de la Intendencia de Florida.

En relación a las obras históricas, el pintor se propuso ampliar los espacios de su taller en Las Piedras, para que le cupiesen los caballos y los gauchos, que necesitaba para la modelación de sus grandes lienzos de tema histórico, como el de La Batalla de las Piedras.


Carlos María Herrera

Uruguay 1875 – 1914

Carlos María Herrera nace en Montevideo y se inicia en la pintura con Pedro Queirolo. En 1895 viaja a Buenos Aires y estudia con Eduardo Sívori en la Sociedad de Estímulo de Bellas Artes. En 1897 viaja a Roma y luego cruza a España y estudia y trabaja con Joaquín Sorolla. Sus investigaciones en relación al uso del color lo llevan por ejemplo a realizar un sinfin de experiencias con el tono de la piel. Experimenta con distintas técnicas, como el óleo o el pastel. Sus pinturas buscan representar la transparencia del aire, lo que logra con una pincelada libre y el uso de la técnica de la veladura.

Su obra en pastel sobresalió en su pintura, y no fue como en muchos otros artistas solo un uso de ella para ensayos o bocetos, sino que fue un fin en sí mismo. Es para el pintor una técnica auténtica y no solo un recurso de iluminación. Domina la técnica del pastel y la desarrolla fundamentalmente en los retratos.

Incursionó como otros artistas uruguayos en las temáticas históricas.

Fue fundador, director y docente del Círculo Fomento de Bellas Artes.

Compartir